(+5411) 4776-0663 | (+5411) 3345-0333 (WhatsApp) Reuniones Martes y Sábados 19 hs Godoy Cruz 1967, Palermo Soho
(+5411) 4776-0663 | (+5411) 3345-0333 (WhatsApp) Reuniones Martes y Sábados 19 hs Godoy Cruz 1967, Palermo Soho

De diccionarios y cerámicas

Por Florencia Hendel

 

“Habitantes de Jerusalén, yo estuve muy enojado con ustedes y por eso los castigué; pero ahora les mostraré lo mucho que los amo. Jerusalén se ha quedado abandonada, odiada y muy sola, pero yo haré que llegue a ser motivo de orgullo y alegría. Las naciones traerán sus mejores alimentos y los reyes le entregarán sus regalos. Yo, el Dios de Israel, haré que gobierne la paz y que haya justicia. Les daré oro en vez de bronce, plata en vez de hierro, bronce en vez de madera, y hierro en vez de piedras. Yo soy el Dios de Israel, y seré para ustedes una luz que brillará para siempre. Así pondré fin a su tristeza. Hasta la familia más pequeña se convertirá en una gran nación. Yo soy el único Dios, y cuando llegue el momento, haré que todo esto suceda pronto”.

Isaías 60 (selección de versículos)

 

Aún cuando nos involucramos en situaciones difíciles a causa de nuestra desobediencia, Dios nos dice que su amor es mucho, mucho más grande que su enojo. Nunca nos deja en nuestra miseria, aunque cualquiera piense que es lo que merecemos. Él es un experto restaurador.
El Diccionario define restaurar como “poner una cosa en el estado o estimación que antes tenía“. Y para nosotros es una definición suficiente. Pero Dios es experto en darle una vuelta de tuerca al Señor Diccionario. Al restaurar, Él jamás se conforma con, simplemente, volver las cosas a su estado original. Como un genial artista, nuestro Dios junta la basura y la transforma en una valiosa pieza. Él toma una vida destruida, y no sólo la repara, la hace extraordinaria. Toma una situación imposible y la convierte en un milagro.

Un hombre, artesano de oficio, adquirió una hermosa casa antigua, que necesitaba ser reciclada.
Al comprar los materiales necesarios, eligió una preciosa y muy costosa cerámica para cambiar el piso del comedor.
Al día siguiente, a última hora de la tarde, entregaron su pedido. El hombre le indicó a su pequeña hija que no se acercara a la pila de cajas porque no era estable y podía caerse, lastimándola.
La niña le dijo que sí, pero apenas su papá fue a trabajar al día siguiente, empezó a jugar cerca de la pila y terminó tirando todas las cajas. No quedó una sola cerámica entera.
La pequeña se desesperó, pensando que había desobedecido y era merecedora de un castigo.
Cuando su padre volvió del trabajo, se armó de valor y le confesó lo que había hecho; esperando que la disciplina no fuera demasiado dura.
Pero su papá era un hombre sabio y misericordioso. La escuchó, la consoló y se alegró de que la niña no se hubiera lastimado.
Al ver que no iba a ser castigada, ella se ofreció a ayudar a su papá a tirar todos los trozos rotos, porque ya no servían. Pero él no se lo permitió. Los juntó, los llevó a su taller, y le pidió a su hija que no entrara hasta no tener permiso.
Cada día, cuando volvía de su trabajo, el artesano se encerraba en el taller durante varias horas. Nadie podía adivinar lo que estaba haciendo, aunque intentaban imaginarlo.
Por fin, luego de varios días, el padre llamó a su hija al taller.
“Cuando nos mudamos a esta casa, te prometí que te compraría una sillita y una mesa de plástico, para que jugaras en el jardín, recuerdas?”
“Si”, respondió la pequeña. “Cambié de opinión, y ya no voy a comprarlo…” La niña pensó que esa era la disciplina por su desobediencia, pero en ese momento, su padre descubrió un precioso juego de jardín, construido de cemento y totalmente cubierto con los trozos de cerámica de las cajas rotas. “Es para vos”, le dijo. La niña entonces conoció el significado de la gracia y la restauración.

Así como ella, también nosotros podemos descubrir varias verdades:
A obedecer, porque Papá sabe el motivo de cada instrucción que nos da.
El amor de Papá es mucho más grande que su enojo.
Su misericordia no nos paga lo que merecemos. Y la gracia de Papá siempre nos da lo que no esperamos.
La restauración de Papá no sólo vuelve las cosas a su estado original. Él las hace mejores y mayores!

Leave a Reply

Pedido de Oración
close slider